01/05/2007

Manuel

Hola, mi nombre es Manuel, soy técnico especialista en Electrónica, de profesión, aunque sé ganarme la vida de muchas maneras, honradamente, por supuesto. Nací en la República Dominicana, hijo de madre Dominicana y padre Gallego. A los 8 o 9 años me vine a España y a los trece o catorce años, nada contento con la situación en mi Familia y profundadamente afectado por problemas de tipo existencial decidí marcharme de casa, habiendo terminado apenas los estudios básicos. Desde temprana edad tenía muchas preguntas acerca del sentido de la vida humana, leía la bibilia, escribía y estaba muy interesado en los temas de carácter esotérico, mágico u oculto. Desde muy joven tenía muy fuertes deseos de viajar a Asia, especialmente al Tibet, Japón y China, me sentía extremadamente atraído por estas culturas y muchos de mis sueños se daban en escenarios de esos países, como si hubiese estado allí, a pesar de que no leía revistas ni libros acerca de esas culturas. Fuera de mi casa, quise investigar acerca de lo desconocido, acerca del mundo interior del ser humano y finalmente utilicé las drogas como medio de indagación e investigación, pero también como medio de evasión y desahogo, como lo hacen otras personas con el alcohol, por ejemplo. Lamentablemente me hice adicto a la morfina y la heroína y a otras sustancias alucinógenas, incluido el alcochol. Pronto caí muy enfermo de hepatitis, desnutrido y muy débil. No tuve más remedio que regresar a casa y allí estuve, cerca de casi un año, encerrado en una habitación, casi en estado de aislamiento, sin apenas visitas, con un régimen muy estricto y sin tener apenas fuerza para levantarme, Me llevaban la comida a la habitación y ni siquiera podía ir al baño para hacer mis necesidades, lo hacía en un orinal, que luego recogían. Así estuve casi un año y durante ese tiempo empecé a leer libros de Lobsamp Rampa( el tercer ojo, tú para siempre, el médico de Ihasa...), leí la biblia a fondo, casi al completo. Empecé a tener experiencias astrales conscientes y sueños de carácter profético o videntes. Por ejemplo, soñaba que me llegaba una carta, podía ver la dirección del remitente, el número y en cosa de un par de días recibiía la carta en cuestión. Podía estar al tanto de lo que pasaba por el pueblo en donde vivía, sin que nadie me dijera nada, pues los sueños eran tan reales para mí, como salir a la calle. De hecho, al despertarme me ponía a escribir todos los sueños que había tenido, así cada mañana, con una claridad increíbles. Algún día publicaré, si encuentro las libretas, todos esos sueños. Pasado ese encierro durane seis meses y todavía convaleciente, volví a recaer, pues volví otra vez a tomar drogas, con lo cuál estuve unos meses más, hasta completar casi el año de encierro. A pesar del régimen alimenticio y de las medicinas no conseguía curarme y mi hígado estaba inflamado e hinchado como una esponja. Un amigo, que tenía una herboristería, me trajo unas hierbas, boldo y llantén y me dijo que tomara mucha vitamiana C y lecitina. Le hice caso y me repuse en poco tiempo, pero aún estaba convaleciente. Recibí una carta de una tía que vivía en Estados Unidos, me envió dinero para que comprara un pasaje par regresar a la República Dominicana, en donde había abandonado a mi madre, a los 8 o 9 años como dije. Eso me ayudó a desconectar del ambiente de las drogas, me reencontré con mi madre, pero las cosas no fueron nada bien. Ella esperaba recibir al niño que se había marchado con 9 años y ahora, había cumplido 17, estaba enfermo y desorientado y desvinculado familiarmente, sin la experiencia de lo que era tener familia, prácticamente y no pude adaptarme, así que regresé a España, al cabo de un año. Durante ese año, conocí y entré en el movimiento Gnóstico Dominicano, conocí también a los Hare Krisnas, a los testigos de Heová, a los evangelistas y también contacté con Masones y Rosacruces. De regreso a España mantuve un estrecho contacto y una buena relación con los testigos de Heová, me ayudaron a estudiar la Biblia con mucha profundidad, pero la verdad es que yo me sentía profundamente gnóstico y de hecho aún sigue siendo así. Por ello mantuve un estrecho contacto con este movimiento, hasta hace unos diez años, en que los dejé y cambié mi rumbo, para hacerme Budista. Hice la toma de refugio, ceremonia, en la cuál, tomé votos de no mentir, no robar y no matar ni perjudicar conscientemente a ningún ser, ni de atentar en contra de mi propia vitalidad mental y física. Este hecho, tuvo lugar en el templo que ya conocéis, si habéis leído la introducción de este portal. Al final de la ceremonia, manifesté al Lama mi inquietud porque no sabía si al hacerme Budista, estaba, de alguna manera, contradiciendo la enseñzas y la filosofía de Jesús, el Esenio. La respuesta del Sabio Lama fué la siguiente: "Comprendo tu inquietud, pero debes de saber que Jesús fué un gran Bodisattwa( un gran ser) y sabemos que estuvo en la India, pues se han encontrado, en algunos templos del Tibet, relatos acerca de su estadía por Oriente, entre la edad de 14 hasta los 27 años, más o menos. Durante ese tiempo, tu maestro Jesús estudió la doctrina de Buda y concluyó así, su preparación, iniciada por los maestros que vivían escondidos en las cuevas, los Esenios. Por tanto, la doctrina de Jesús, no sólo fué la consecuencia de la preparación que tuvo con estos sabios conservadores del Cristianismo auténtico, sino, además, de la preparación intensa a que fué sometido por los sabios y maestros de la India y del Tíbet. Jesús adaptó y resumió todas esas transmisiones y enseñanzas para cumplir su cometido, como mártil, en medio de un pueblo dominado por costumbres y tradiciones sanguinarias, gentes que esperaban un mesías guerrero, un libertador, un héroe,pero el mensaje de Jesús, en realidad, resultó ser el que tenía que ser, tal cuál fué instruido y enseñado por los sabios Esenios y los Sabios transmisores de las enseñanzas de Buda, un mensaje de paz, respeto, contento, humildad, sencillez y eso no agradó al pueblo Hebreo, un pueblo de naturaleza guerrera y hostil, que vivía en aquella época, la represión y la dominación de los romanos... siguió hablando el Lama un rato. Como vés no tienes nada que temer, no estás traicionando a tu doctrina, la doctrina de Jesús es la misma que la de Buda. Crees que son doctrinas diferentes, pero no lo son. Si crees que son diferentes, será como aquél que desea montar dos caballos; no es fácil montar dos caballos si crees que no pueden entenderse, sintonizarse, acompaserse, es obvio que si no es así, tarde o temprano tendrás que montar uno sólo, decidirte por uno o por otro. Sin embargo, te digo, que si logras montar los dos al mismo tiempo, obtendrás un gran mérito. Por ese motivo y antes de que me hicieras esta pregunta, te he dado el nombre Budista de "Mérito inmutable" Dicho ésto, me incliné ante el Lama y le entregué la Kata blanca, como gesto de ofrenda y le dí las gracias. Desde aquí, una vez más, Gracias, Lama Sangye.

The Typepad Team

Hazte fan

Últimos comentarios